STAY SAFE es el programa de STAY Consultores orientado a la prevención y disminución de accidentes.

que hacemos por ti

  • Taller de Seguridad basada en el comportamiento
  • Taller de Liderazgo en Seguridad basada en el comportamiento
  • Desarrollo de cursos y talleres según la necesidad del cliente en seguridad basada en el comportamiento
  • Coaching para el liderazgo en seguridad
  • Asesoría integral para un programa sustentable de prevención de accidentes basada en el comportamiento – Cambiando la cultura de la organización.

Existen herramientas basadas en la ciencia del comportamiento humano para ayudar a las organizaciones a ser más seguras para sus personas.

Si estás interesado no dudes en contactarnos para conversar sobre cómo lograr este anhelado objetivo

La propuesta del programa esta basada en la comprensión del comportamiento humano, el liderazgo, la cultura organizacional y su relación con la accidentabilidad y la seguridad.

La prevención y reducción de accidentes es un universo en sí mismo, en STAY comprendemos que la preocupación por la seguridad de los colaboradores es un desafío constante y muy difícil de lograr, puesto que requiere una atención permanente y sintonizada con las necesidades operacionales y productivas de la organización.

Usualmente el desarrollo de un programa de reducción de accidentes basado en el comportamiento humano y en una cultura de seguridad llegan de la comprensión y experiencia que los medios tradicionales, tecnológicos y procedimentales son condiciones necesarias, pero no suficientes para mantener la seguridad absoluta en las operaciones. Cuando descubrimos que aunque dispongamos de muchos medios para reducir los accidentes, el factor humano juega un rol protagónico en la gran mayoría de aquellos incidentes que no se lograron evitar o anticipar.

Considerar el comportamiento humano dentro de las estrategias de prevención implica tomar cartas en buscar reducir a lo humanamente posible el factor de riesgo que implica la “imperfección” de ser humanos. Errores involuntarios, desconcentración en la tarea, “atajos” operacionales, son parte de los fenómenos y hábitos que el humano desarrolla en las tareas laborales, y que si la organización refuerza voluntaria o involuntariamente (ya sea a través de su cultura, o de los líderes) se instalan como comportamientos aceptables y por ende como factores de riesgo operacional.

Para que esto sea posible, es necesario que la organización secunde, apoye y acompañe esta forma de entender la seguridad, transformando las seguridad en un valor organizacional y por qué no, vital.

Usualmente el desarrollo de un programa de reducción de accidentes basado en el comportamiento humano y en una cultura de seguridad llegan de la comprensión y experiencia que los medios tradicionales, tecnológicos y procedimentales son condiciones necesarias, pero no suficientes para mantener la seguridad absoluta en las operaciones. Cuando descubrimos que aunque dispongamos de muchos medios para reducir los accidentes, el factor humano juega un rol protagónico en la gran mayoría de aquellos incidentes que no se lograron evitar o anticipar.

Considerar el comportamiento humano dentro de las estrategias de prevención implica tomar cartas en buscar reducir a lo humanamente posible el factor de riesgo que implica la “imperfección” de ser humanos. Errores involuntarios, desconcentración en la tarea, “atajos” operacionales, son parte de los fenómenos y hábitos que el humano desarrolla en las tareas laborales, y que si la organización refuerza voluntaria o involuntariamente (ya sea a través de su cultura, o de los líderes) se instalan como comportamientos aceptables y por ende como factores de riesgo operacional.

Para que esto sea posible, es necesario que la organización secunde, apoye y acompañe esta forma de entender la seguridad, transformando las seguridad en un valor organizacional y por qué no, vital.

Share This